Telegrama: una masacre anunciada


Hoy solo cenizas. En este momento arde todavía pueblo destrozado. Juan, Doris, yo llegamos a iglesia espantados. Muchos huyen. Paras siguen en la zona, no ejército no policía, resguardarse cuidado.