Relicario de la resistencia


En Colombia se calcula que entre 1985 y 2014 por lo menos 220.000 personas murieron a causa de la confrontación armada. Cerca del 80% de estas víctimas fueron civiles que murieron producto de masacres y asesinatos selectivos. 

Luego de que los grupos ilegales cometían las masacres destruían las estaciones de Telecom y saqueaban los almacenes y las casas como una manera de sembrar el temor por el nuevo poder armado que irrumpía en la zona.

Como Victoria, muchos niños regresaron a sus casas y pueblos completamente destruidos esperando encontrar objetos que les ayudaran a reconstruir sus recuerdos.