Telegrama de una huida


Captura_archivo_mapa_03.png

Para muchos municipios en Colombia en la década de los ochenta, Telecom representaba su único medio de comunicación con el resto del país. Acudir a las cabinas telefónicas y al telegrama hizo parte de las jornadas de los habitantes de estos municipios. Durante muchos años, la telegrafía era el único medio de comunicación disponible en las zonas rurales, por lo que una razón podía tardar hasta tres días para entregarse entre dos ciudades. Avisos sobre tomas guerrilleras, masacres y presencia de grupos armados se hicieron en estas cabinas. Sin embargo, en varias ocasiones las oficinas de Telecom fueron destruidas por grupos armados ilegales para incomunicar a las poblaciones, por lo que muchos mensajes de ayuda y alerta nunca fueron recibidos.